El primer almuerzo ejecutivo en el mundo que habla

¡Hola! Te escribo desde el más allá, o, bueno, desde un mejor lugar. Soy un almuerzo ejecutivo. Extraño ¿verdad? Seguro nunca antes uno como yo te había escrito. Lo hago por una noble razón. Me he encontrado con muchos como yo en donde estoy y debo decirte, no todos fueron tan felices como lo fui en mi vida pasada. Te preguntarás ¿por qué? ¿No? Igual te lo voy a contar. 

La proteína es mi base y yo tuve una muy buena: fueron 300gm de carne, tenía un cuerpo sólido. Sin embargo, aquí he conocido algunos pobres diablos que no pasaban los 20gm. Qué triste realidad. No lo digo para criticarlos a ellos, no tienen la culpa. Su base eran harinas, azúcares, puro entretenimiento que no servía para nada.

Si aún estás leyendo, no quiero que pienses que soy engreído, simplemente digo la verdad. A mi corazón lo acompañaron los vegetales. Ellos nos hicieron más fuertes, hablo en plural porque ahora soy parte de ti. Nos dieron vitaminas y antioxidantes. Tristemente no todos corren la misma suerte y los preparan sin amor. Quiero que pienses, ¿cómo vas a crear a tu próximo almuerzo ejecutivo? Si no lo tienes claro, te dejo unas recetas para que lo consideres.   

Pierna pernil de pollo en salsa de finas hierbas con mayonesa Fruco

161229_inter_art_fruco_2-1

Desmechado criollo Fruco con salsa de Tomate Fruco

161229_inter_art_fruco_2-2

Artículos relacionados

TOP